martes, 20 de septiembre de 2011

Macarons


Clara de huevo, azúcar a lo bestia y almendras, pero que cosa más bonita de galletas.
En el 2005, trabajaba en el Restaurante Submarino del Parque Oceanográfico, como ayudante de partida. La pastelería solía ser un lugar mítico, donde se resguardaban grandes secretos. Hasta que tuve la oportunidad de sustituir libranzas y vacaciones, y me pase un mes entero de pastelera y fui feliz.
Estre los postres que hacíamos, recuerdo aquel que llevaba mousse de manjari y cremoso de mango entre dos macarons... y llenar un tupper de 8 litros con decenas de ellos. Adoro seguir recetas, aprendérmelas de memoria y por supuesto, la degusación pertinente ;)
La exigencia de que todos te queden iguales... y si, un toque de estrés, por qué no. Pero sacar bandejas del horno con pequeños bebes macarons, es lo máximo.

Ahora me parecen una alternativa perfecta a las típicas peladillas ceremoniales, como detalle. Estos iban rellenos de crema de café, sin colorantes.

2 comentarios:

miscelanea dijo...

No hace falta que te diga lo envidiosa que estoy, no??? Quiero hacer unos macarrons!!!!! Necesitamos una tarde de cooking!!! Ahora te paso unos links...guapa!
Peazo de macarrons!!!
Te quedan?? JIijijiji

Julia dijo...

jajajaja, cuando qieras, también tengo ganas de que veas mi nueva adquisición :P

Y eran pequeños, la foto es de super zoom porque el escenario no era lo más apropiado para los señores macaronianos.

BesitO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...